Todos los años, entre abril y noviembre, el Parque Nacional Natural Tayrona es el escenario de un acontecimiento que es cada vez más raro: el nacimiento de decenas de tortugas carey.

Este año no fue la excepción y en la playa Guachaquita, 116 tortuguitas eclosionaron para llegar al mar caribe colombiano que les ofrece arrecifes coralinos y pastos marinos donde pueden alimentarse.

Aunque estos eventos pueden parecer mágicos, no son tan fáciles para esta especie. Los guardaparques que encontraron y cuidaron el nido, realizaron el conteo de los huevos presentes en él y encontraron 140. De esos, 20 fueron inviables y cuatro tortuguitas murieron antes de llegar al mar.

 

Este registro de nacimientos es importante para el planeta pues esta especie se encuentra en peligro crítico de extinción. La labor de los guardaparques que vigilan y cuidan de estos nidos es esencial para garantizar su existencia.

Es de resaltar que, de las ocho especies de tortugas marinas existentes a nivel mundial, al Parque Nacional Natural Tayrona arriban anualmente, cuatro especies, la careta gogó o cabezona, la caná, la Carey y la verde en menor registro de arribamiento.

Tomado de El Espectador